DE LA INTERPRETACIÓN DE LA OBRA DE LAURA VEGA

Hablarles de la manera de enfrentarse a una partitura, en este caso la de Laura Vega, significa abordarla desde la pulcritud con que la compositora maneja un material en el que cada frase, cada nota, cada polirritmia… cada uno de los recursos que aplica tienen un por qué y una utilización ampliamente justificada. El empleo de los diferentes elementos, la construcción de sus obras, nos sumergen desde el punto de vista de la interpretación en el manejo de diferentes texturas, cual si de una obra plástica se tratase.

Su lenguaje es refinado y al mismo tiempo elemental… La compositora es un ejemplo, en mi opinión, de vigor musical. La forma, liberada de trabas conceptuales, aparece como un pretexto para organizar los timbres y colores con una expresividad y potencia singulares.

La música se organiza como el pensamiento: hay una idea principal, que se reviste constantemente de pequeñas ideas, de otros pensamientos, de recuerdos, de reflexiones, de transiciones: la imagen misma del desarrollo musical.

Las formas musicales y las formas literarias reflejan el desarrollo del pensamiento social. Ambas manifestaciones artísticas representan siempre la historia de las condiciones de la vida humana, creada por la sensibilidad sonora. En cada etapa del hecho musical acontecen y coinciden innumerables elementos: sociales, religiosos, económicos, políticos …sin olvidar las corrientes estilísticas y los hechos cotidianos

El mismo creador  se convierte en una forma en la que convergen los materiales más diversos. En él, se recomponen, se transforman para surgir a continuación como una vida nueva. Crear consiste, en definitiva, en descubrir una existencia anterior.

El origen de toda producción artística, ya sea musical, literaria o plástica  surge del conocimiento intuitivo de, un principio que determina la materia adecuada  para la expresión; ya que debemos considerar el motor que alimenta este mecanismo, es necesario definir su función en el proceso creador, y, señalar a priori que, es en este preciso momento cuando la intuición y la inteligencia entran en juego.

El conocimiento intuitivo convierte al artista en un gran explorador. Compositoras  como Laura Vega, se adentran en el mundo de la creación  descubriendo la audacia y el riesgo que conlleva sumergirse en el universo de la creación artística.

Podemos imaginar el universo de la creación artística como un inmenso cerebro en forma de bóveda celeste, transparente e inmaterial. Los sentimientos del ser humano representarían los soles y las constelaciones que iluminan aquí y más allá. Los diferentes surcos y circunvoluciones de este cerebro celeste son el principio de las cosas, que realizan la función de  continentes a la vez que principio de otras cosas

La obra de Laura Vega, representa un Universo  impregnado de movilidad y de un caos con un cierto orden en sí mismo, es ésta, siempre desde el punto de vista de la interpretación, la clave que representa el carácter marcado de sus partituras. Consigue que los intérpretes utilicemos su  música en toda la extensión de su propia vitalidad: dinamismo puro, no deja espacio alguno sin cubrir, buscando crear una atmósfera completa y sin limitaciones tímbricas. Entre tanto, poco a poco, se van vislumbrando pinceladas impresionistas, elementos puntillistas y otros basados en la superposición de materiales diversos cual si de una pintura  perteneciente al expresionismo abstracto se tratase. Su obra, las notas y demás elementos que la conforman, se puede palpar, acariciar, estrujar…

Hace unos días,  conversando con ella, le comenté esa sensación, esa sensación que me producía sumergirme en sus partituras y que propiciaba manejar la batuta cual si de un pincel se tratase. Nos confesamos la gran afición que ambas profesamos por este arte del espacio que es la pintura. Me dio pie a preguntarle si tenía algo que ver la obra de Manolo Millares en la composición de la música para los poemas de Elvireta Escobio, su viuda. Laura me dijo que no y continuamos nuestra charla en la que yo le relaté de que manera descubrí al final de los 80 a Manolo Millares en una sala del IVAM de Valencia y cómo me quede enredada entre sus arpilleras. Hasta el momento de enamorarme de la obra de Millares, yo era una fiel seguidora de Jackson Pollock, el pintor fetiche del expresionismo abstracto norteamericano y del que el grupo EL PASO al que perteneció Millares junto a Canogar, Saura, Feito, Rivera… valoraron su aportación a las artes plásticas

Les explico esto porque es indudable, aunque no seamos conscientes, de que manera influyen el conocimiento y las propias vivencias en aquello que expresamos mediante un lenguaje abstracto, el más abstracto de todos: el de la música y cómo aunque la compositora no lo pretenda, su obra es susceptible de verse influenciada  por elementos externos que, redundan en unas partituras llenas de resonancias de la naturaleza, que nos son reveladas a través de una austera y jugosa dicción musical.

Las obras de Laura, como las de Pollock y Millares, son verdaderas obras escultóricas llenas de materia, que ensalza el valor de ésta como vehículo de expresión.

Pues la música tiene una vida en si misma. Se trata, simplemente de, que ésta surja. Solamente cuando se pierde el contacto con la música, el resultado es una confusión. Si no, es pura armonía, un fácil dar y tomar.

El sonido, esa la ligazón perpetua entre el Universo y nuestro conocimiento, se convierte en el elemento que  produce esa extraña comunión entre el conjunto productor del sonido y el público, invadido este por oleadas de timbres y armonías que lo penetran todo con sus vibraciones, en forma de fluido que traspasa los cuerpos y engendra innumerables efectos, generalmente ignorados.

Y, a partir de esta percepción  se puede llegar a la conclusión que todo aquello que plasma Laura Vega en sus partituras es más que música: es un hecho, es una acción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies